Kintsugi, las cicatrices del tiempo

Hoy queríamos hablaros del Kintsugi, una técnica de reparación de cerámica ideada y desarrollada en Japón en el siglo XV.

En esta entrada queremos explicar en qué consiste esta técnica y qué filosofía hay detrás de esta práctica.

Además, explicaremos paso a paso cómo realizar la técnica del Kintsugi con métodos modernos. Para esto último hemos encontrado un vídeo muy interesante en inglés por lo que hemos extraído los puntos más importantes a tener en cuenta y los hemos traducido. Además, os compartiremos el vídeo para que os sirva de soporte visual para conocer mejor el proceso.

Qué es el Kintsugi

El kintsugi es una técnica de reparación de cerámica en la que se utilizan metales en polvo, tradicionalmente se hace con oro, para cubrir las grietas producidas por la rotura.

Realmente, la cerámica se podría reparar sin que se apreciaran las grietas producidas por la rotura, pero eso va en contra de la filosofía del Kintsugi. La idea de la técnica es justo la contraria, resaltar estas cicatrices de oro como una forma de reflexión visual sobre el paso del tiempo capaz de cambiar todo por inmutable que parezca.

El fin último del Kintsugi es crear piezas para tener presente el transcurso del tiempo en nuestras vidas, que por el simple hecho de vivir vamos a sufrir, ya sea para bien o para mal. Demostrando que las cicatrices que provoca el transcurso de la existencia no son más que la consecuencia del paso del tiempo que siempre deja alguna huella y que la vida es algo frágil, efímero y cambiante.

Cómo hacer Kintsugi

Aquí os vamos a explicar como realizar la técnica del Kintsugi sobre una pieza de cerámica rota aplicando materiales actuales y con un resultado similar al tradicional.

El método aplicado es el realizado en el video compartido y se han extraído y traducido los puntos importantes. El fin de esta explicación es que sirva de soporte para poder seguir el vídeo a personas que no dominen el idioma.

En el vídeo se habla tanto de una técnica usando oro como otra utilizando una mezcla de metales en polvo que no es oro, por resultar más económica, en la transcripción sólo explicaremos el método con oro ya que para el otro método no se dice cuál es la mezcla de metales realizada y además la única diferencia sustancial es el uso de una resina para evitar la oxidación de los metales

Los pasos a seguir serían los siguientes:

  • Se recolectan todas las piezas rotas.
  • Se llena un recipiente con un material fluido pero sólido, en el vídeo utilizan trozos de plástico pero podría usarse arena o algo similar. Esto se utiliza para poder sujetar los trozos en distintas posiciones y así facilitar el pegado.
  • Se buscan dos piezas que encajen entre si y mediante pegamento epoxi se unen. Esperando entre 5 a 10 minutos a que curen antes de pegar la siguiente.
  • Una vez pegados todos los trozos, esperar 1 hora a que el pegamento termine de curar. Tras la espera, quitar el sobrante de pegamento que ha quedado en la superficie con una cuchilla.
  • Para rellenar tanto los huecos rotos como las grietas que no han quedado finas se utiliza masilla epoxi de dos componentes.
  • Una vez aplicada la masilla en toda la pieza, se espera unos 20 minutos y se limpia el exceso utilizando alcohol. No hay que esperar más tiempo o el proceso de curado dificultará la limpieza.
  • Tras la limpieza, es necesario esperar 24 horas para que el curado de la resina sea completo. También es posible reducir este tiempo utilizando un horno para acelerar el curado a unas 4-5 horas siempre que la temperatura del horno sea superior a 70ºC
  • Una vez curado el epoxi, se aplica laca con un pincel en las grietas donde se va a decorar con oro. Una vez aplicada la laca tendremos un tiempo desde los 15 minutos después de la aplicación hasta las 2 horas en el que podremos aplicar el oro.
  • Para aplicar el polvo de oro, se utiliza un pincel con las cerdas muy suaves y se aplica sobre las grietas en exceso. Es importante poner bajo la pieza un papel doblado para evitar el desperdicio de material.
  • Una vez el oro queda pegado a la laca, se elimina el sobrante de polvo de oro con un pincel de cerdas más duras, barriéndolo hacia el papel.
  • Después de eliminar el exceso de polvo de oro, se cogerá un paño fino y se bruñirá la superficie de oro que ha quedado sobre la grieta.

A continuación tenéis el vídeo en el que podéis ver cómo se realiza el proceso paso a paso tras una breve introducción.