Minimalismo en la arquitectura y el diseño de interiores

Hablamos sobre el uso del minimalismo como estilo arquitectónico y del interiorismo, sus características y aspectos a tener en cuenta si se desea decorar un espacio empleando este estilo tan sobrio y a la vez armónico con el que podrás crear un espacio de revista.

Origen del estilo minimalista

Aparece en nueva york en la década de los 60 aunque sus orígenes están en Europa en las primeras ideas del arquitecto alemán Ludwig mies van der Rohe considerado el padre de este estilo arquitectónico y decorativo.

Características del estilo minimalista

¿Qué es el estilo minimalista?

Lo que se pretende conseguir con el minimalismo es un entorno armónico funcional fuera del concepto del exceso, saturación y contaminación visual.

Se evita un exceso de ornamentación, la intención es crear un ambiente tranquilo armónico y funcional libre de demasiados objetos innecesarios y redundantes alrededor. Se valora poder expresar más con menos elementos.

Decoración minimalista

La idea del minimalismo persigue construir cada espacio con el mínimo número de elementos de forma que se quite o evite todo cuanto pueda resultar innecesario. En el minimalismo todos los elementos deben combinar y formar una unidad, priorizando el todo sobre las partes del espacio en sí, nunca debe estar eclipsado por los elementos decorativos.

los muebles serán de líneas puras y rectas, los materiales más habituales son las naturales como la madera y el cuero. El mobiliario será de diseño moderno y funcional, de buena calidad, casi siempre más anchos que altos, mejor si son alargados y su número es reducido.

Paleta de colores

Una de las principales características del minimalismo es el uso de colores puros con superficies o fondos de un solo color de tonos suaves con un uso predominante del blanco y el crudo.

También se incorporan los tostados o el negro con sutiles toques de color para acentuar detalles.

Características de la arquitectura minimalista

Se utilizan líneas puras, casi siempre rectas, que se unen en ángulos rectos, creando formas simples geométricas. Los espacios minimalistas son amplios y despejados, preferentemente altos y libres, en los que todo fluye fácilmente, son ambientes muy sobrios y serenos que invitan a la reflexión y a la relajación.

Nunca se emplean materiales de imitación, cada material es lo que es y se usa como tal, los artificios tampoco tienen sentido dentro del minimalismo. Dentro del respeto a la pureza de cada material los acabados deben estar cuidados al máximo, el minimalismo tiene similitudes con la decoración de estilo oriental y la filosofía zen.

La decoración minimalista va muy bien con edificaciones de arquitectura moderna, aunque también puede aplicarse a construcciones antiguas siempre que no sean rústicas.

Cómo decorar en este estilo

Una de las principales bases para empezar a decorar tu casa con un estilo minimalista es la elección de materiales, es preferible utilizar madera y materiales naturales como: alambre, vidrio, cemento alisado, piedra y madera.

A partir de ahí los muebles deben ser simples, sin grandes estructuras y preferentemente de un solo color, para cumplir con la idea de simpleza y funcionalidad, por su parte las telas utilizadas deben ser sencillas, sin estampados y dando preferencia a colores lisos y sencillos de texturas naturales.

Si quieres dar un poco de alegría a la estancia puedes añadir toques de color en algunos elementos como alfombras o piezas únicas de decoración.

Todos los elementos de decoración, así como el mobiliario y el color deben obedecer a una unidad y dar equilibrio al conjunto.

También te puede interesar