Historia del diseño industrial y su influencia en la cerámica

En esta entrada vamos a hablar de cómo han afectado los movimientos artísticos y culturales posteriores a la revolución industrial al diseño industrial.

Además, queremos hablar, desde el punto de vista de los productos cerámicos, cómo han influido estos movimientos al diseño y fabricación de estos.

Esta entrada no pretende ser un análisis riguroso de la historia del diseño es una interpretación de lo sucedido a principios del siglo pasado y cómo ha podido influir en el diseño industrial de hoy.

arts and crafts, la reivindicación de lo artesanal

Este movimiento, que comienza en Gran Bretaña, y del que su máximo representante es William Morris. Nace a finales del siglo XIX con el fin de reivindicar una vuelta a la fabricación artesanal de la época medieval y anterior a la revolución industrial.

La motivación del arts and crafts es la de reaccionar a una circunstancia originada en la revolución industrial y la fabricación en serie, que provocó el desplazamiento en el mercado de los productos artesanales. Además, estos productos realizados en serie no se evaluaban según aspectos como valores estéticos sino meramente funcionales.

Por contra, el movimiento busca poner en valor la producción artesanal como elemento que ayude a regenerar la sociedad, con la idea de crear productos que sean al mismo tiempo prácticos, con una estética agradable, buenos acabados y con materiales seleccionados.

El movimiento de artes y oficios no se basa en ninguna línea estética concreta que lo defina como movimiento de diseño, sus ideas son más de tipo social y de pensamiento ante el cambio que supuso la industrialización. Además, era un movimiento pensado para la gente común.

Debido a la creación de productos artesanales de alta calidad frente a la producción en serie, sólo pudieron tener acceso a estos la gente pudiente lo que era contrario a la filosofía del arts and crafts.

En cuanto al uso de la cerámica, no podemos encontrar ningún elemento diferenciador respecto a otros periodos ya que el movimiento no tenía una filosofía estética concreta.

Modernismo, una ruptura con el pasado desde los valores estéticos

En este caso, se busca un valor estético en los objetos cotidianos y accesibles para el gran público.

En este caso, no se renegaba de los avances de la revolución industrial que ocasionó el uso de nuevos materiales que se utilizaron en le movimiento. pero no se usaron los medios de producción masivos ya que se consideraba que irían en contra de la calidad

Por estas razones se planteó la producción como la de una fabricación artesanal de productos.

Otro hecho importante fue la incorporación del arquitecto como figura del artista integral. No sólo diseñaba los edificios que se iban a construir, sino que desarrollaba los diseños de todos los elementos, como el mobiliario.

En cuanto a la cerámica, este movimiento fue muy importante destacando el caso de la cerámica española que se desarrolló gracias a la arquitectura de la época.

El mayor representante de la arquitectura de esta época es Antoni Gaudí, que desarrolló en sus obras arquitectónicas gran número de diseños en cerámicas aplicados en elementos diversos como pueden ser: cúpulas, suelos, chimeneas…

Esto desarrolló una industria artesanal cerámica alrededor de la arquitectura de la época con fábricas referentes como la de Pujol i Bausis en Cataluña o la de suelos de mosaico de Nolla en Valencia.

Art Decó, un estilo integrador

Este estilo aplicado a las artes decorativas bebió de muchos estilos e influencias artísticas incluyéndolas en los diseños de objetos decorativos.

Este movimiento también adoptó los avances tecnológicos de la época y añadió gran variedad de materiales nuevos para la fabricación de productos.

El art decó supone una evolución respecto al art Nouveau. El estilo representa cambios del siglo XX como son el progreso, lo urbano, el desarrollo de la industria y la tecnología.

En la cerámica, el cambio fue en las formas respecto a la del art Nouveau. Destaca la línea de productos en cerámica comercializadas por los establecimientos Robj.

La Bauhaus, el nacimiento del diseño industrial

La Bauhaus fue una escuela de diseño que nació en Alemania con la intención de reformar los estudios artísticos de la época.

Gracias a esto aparecieron disciplinas que hasta entonces no se habían planteado en la sociedad como son el diseño industrial y el diseño gráfico.

La idea principal de la Bauhaus era la adaptación de las distintas ramas del arte y la artesanía para la creación de productos que luego se pudieran usar en la producción en serie.

De esta forma consiguió unir dos mundos, para crear esta nueva disciplina que era capaz de crear productos estéticos y asequibles para su uso en el día a día. Algo que hoy conocemos como diseño y fabricación industrial.

Respecto la cerámica, en la Bauhaus habían dos vertientes:

en una se hacían piezas de carácter y diseño casi primitivo, mientras que también se utilizó la cerámica para la fabricación de prototipos de diseños.

El diseño es una necesidad humana

Como hemos visto, la aparición del diseño de producto como disciplina, ha sido fruto de una evolución natural a un gran cambio en nuestra historia.

En el comienzo de la revolución industrial a los dueños de los medios de producción les interesaba crear el máximo número de productos al menor precio, sin pararse a pensar en otras cuestiones.

se consideraba poco importante el sentido estético de los objetos. Esto es totalmente lógico en esa época ya que en un mercado casi totalmente desabastecido cualquier producto creado podía ser considerado útil y por tanto deseable para la compra.

Esta situación casi se podría comparar con la pirámide de Maslow en el contexto de la sociedad de consumo. La sociedad estaba saciando sus necesidades más básicas.

Una vez esa necesidad primera está saciada y el mercado empieza a saturarse de productos generados en masa, la sociedad comienza a reaccionar, volviéndose más exigente y deseando otras características en sus productos, como son calidad y estética.

Es por esto que aparecen los movimientos formales en los que se desarrollan unas líneas estéticas en las que los productos deben encajar. En estos momentos se está desarrollando el concepto diseño de una forma natural pero sin normalizar.

Finalmente a través de la escuela Bauhaus se normaliza el termino y se crean las pautas para idear productos que se puedan producir para las masas sin que esto suponga una pérdida de calidad o belleza frente a un producto artesanal. Este concepto ya formalizado es le aun hoy día seguimos aplicando en el diseño de cualquier producto de consumo en un mercado que día a día es más exigente.